Hoy, bajo el contexto de una crisis climática y socioambiental debido a los impactos el cambio climático, nuestro desafío desde el Laboratorio de Ecología y Biología Molecular en Algas LEBMA-UNAB y el Instituto Milenio en Socio-Ecología Costera (SECOS) es investigar técnicas de repoblamiento y restauración de bosques de algas pardas que sean capaces de acumular metales pesados y contaminantes presentes en el mar. Estas acciones podrían ayudar a contrarrestar los efectos de la contaminación de la bahía de Quintero y Puchuncaví mediante soluciones basadas en la naturaleza.

Algas: centinelas de la contaminación antrópica y la salud de los ecosistemas marinos

Plataforma Costera, 8 Septiembre 2021

Las algas marinas son especies que cumplen una serie de funciones ecológicas en los ambientes marinos; sirven como refugio, alimento y hábitat para cientos de otras especies, que a su vez sostienen actividades productivas y de subsistencia de cientos de comunidades de pescadores y pescadoras alrededor de la costa nacional.

Por ejemplo, el huiro canutillo (Macrocystis pyrifera), una macroalga ampliamente distribuida en nuestras costas, puede generar bosques submarinos que sirven de guardería y refugio para múltiples especies de importancia ecosistémica y comercial, como el tiburón pintarroja, jaiba, pancoras, locos, además de erizo negro y rojo. Se ha reportado incluso que los individuos de huiro pueden llegar a medir hasta 70 metros de largo, casi duplicando el largo de la ballena azul.

Las algas, además de proveer de múltiples servicios ecosistémicos a comunidades humanas, también son excelentes bioindicadores, literalmente centinelas de los impactos de las actividades humanas gracias a su capacidad de bioacumular contaminantes en sus tejidos. Esta bioacumulación ​implica que la concentración de estos elementos es capaz de persistir en el tiempo y acumularse en ellas, lo que permite monitorear las condiciones del ambiente en que se encuentran y desarrollan. En el estudio de esta capacidad de bioacumulación, hemos encontrado hallazgos preocupantes y que son transversales para varias especies, no solo las algas.

noticias lebma