“Los bosques marinos mitigan los impactos antropogénicos, capturan moléculas orgánicas y aumentan la biodiversidad. Hoy buscamos incentivar su cultivo también para generar nuevos focos productivos para los pescadores. Es importante resguardar el recurso, el natural y el que se cultiva, porque ese puede ser otro ingreso sustentable”

Conservacionistas El Mercurio, 20 de Junio 2021

Los bosques submarinos podrían ser una muy eficiente herramienta para ayudar a mitigar la contaminación en zonas gravemente amenazadas por sustancias químicas, como la bahía de quintero. Es lo que plantea esta bióloga, que estudia y promueve el cultivo de algas con ese fin. Y también para desarrollar un recurso sostenible para los pescadores.

La bióloga Loretto Contreras no tiene dudas para identificar el momento en que se comprometió al estudio de las enfermedades asociadas a la contaminación.
Todo comenzó con su papá, quien pasó su vida laboral en la minería, primero en Chuquicamata y después en Antofagasta, donde ella creció, Eso fue degradando su salud, dice Loretto, al punto de que contrajo un cáncer asociado al trabajo con arsénico, y falleció tiempo después.
En medio de ese doloroso momento familiar, ella decidió dedicar sus estudios a entender por qué la contaminación generaba enfermedades en las personas y en qué medida las sustancias tóxicas modificaban los ecosistemas y la biodiversidad de ciertas zonas.

noticias lebma